Sección 3 Clase 4 Conseguir un movimiento de los ojos coordinado y flexible.

Sitio: Educar con Abrazos de Amor®
Curso: Educar con Abrazos de Amor®
Libro: Sección 3 Clase 4 Conseguir un movimiento de los ojos coordinado y flexible.
Imprimido por:
Día: Wednesday, 1 de April de 2020, 13:51

1. La atención

Header Educar con Abrazos de Amor

Ojos cordinao y flexible
Video de los ojos coordinado. 4 minutos
La atención sostenida

    El desarrollo de la atención está relacionado con otros aspectos del desarrollo del bebé, como su desarrollo motor, social o emocional y, en consecuencia, ligado al desarrollo de la visión como el sentido menos maduro en el momento de nacer. Para una óptima observación del desarrollo de la visión del bebé hay varios puntos a tener en cuenta.

Graduación del bebé

    La mayoría de los bebés al nacer son hipermétropes. Suelen tener entre 2-3 dioptrías de hipermetropía, pero hay bebés que nacen con valores más altos y bajos.

    En los tres primeros meses de vida, el ojo crece y -hay distintos componentes que van a contribuir a la graduación final que tendrá el niño, ya que van sufriendo cambios de forma coordinada y  precisa para que el bebé pueda llegar a ver bien. Este crecimiento coordinado se denomina emetropización. 

    Según la graduación con la que haya nacido el bebé, el ojo va a crecer en mayor o menor cantidad para finalmente conseguir que al año de vida hayan desaparecido las graduaciones altas que había en algunos recién nacidos y, en su mayoría, lleguen a tener una hipermetropía baja.

2. Agudeza visual

Header Educar con Abrazos de Amor

    En los primeros tres meses de vida, los bebés están enfocando principalmente a 20 cm. Parece que por naturaleza el recién nacido está preparado para las respuestas y adaptaciones al medio que son importantes para su supervivencia, ya que 20 cm es aproximadamente la distancia entre los ojos de la madre y del bebé cuando ésta lo sujeta en brazos.


Agudeza visual

    Antes del tercer mes, la atención del bebé se dirige principalmente a la boca de la madre o a la parte más externa de la cara. Desde los primeros días de vida, el bebé tiene preparados y funcionando los mecanismos para establecer contacto visual con la madre, tan necesarios para el desarrollo de las relaciones sociales.

    En la primera semana de vida, un objeto de 0,6 cm situado a 20-25 cm enfrente del bebé va a provocar una respuesta de pequeños seguimientos oculares.

Este tamaño, es -parecido al de la córnea del ojo humano y, parece que el sistema visual del bebé de una semana está preparado para responder solo a algo de este tamaño y a la distancia de 20-25 cm.

    Para entender la visión del bebé es importante entender las necesidades que tiene. Sus necesidades son, principalmente, aprender sobre su mundo y cómo manejarse en él. Cuando el bebé establece contacto visual con su madre y hace señales de que le gusta su presencia devolviéndole la sonrisa, quiere decir que puede ver sus ojos con claridad.

3. El Enfoque visual

Header Educar con Abrazos de Amor

El enfoque visual.

    Los ojos nos permiten enfocar y ver bien a todas las distancias. Cuando miramos a un objeto a una distancia determinada, inicialmente el ojo ve borroso, pero el cristalino, que es la lente que tenemos dentro del ojo, cambia de potencia y enfoca con precisión.

    El recién nacido no utiliza su capacidad de enfocar, porque tiene una profundidad de campo grande. Es decir, aunque mire a objetos a distintas distancias, no percibe cambios en la borrosidad.

    Puesto que la borrosidad es el principal estímulo para enfocar, no se van a producir cambios en el enfoque del bebé o van a ser cambios muy pequeños.

    Los bebés pueden estar enfocando de forma incorrecta y no notar borrosidad.

Cuando el bebé tiene 1 mes y mira a un objeto en lejos está enfocando realmente a 20 cm.

    Estas imprecisiones al enfocar desaparecen a partir del tercer mes, ya que el bebé va a ser capaz de enfocar en un amplio rango de distancias.

    En los primeros tres meses de vida, la profundidad de campo del niño disminuye y su precisión para enfocar mejora.

Coordinar los ojos.

    Tenemos dos ojos que deben funcionar juntos de manera coordinada y muy precisa. 

    En el nacimiento, el alineamiento ocular es aparentemente bueno y los ojos se mueven la mayor parte del tiempo de forma coordinada.

    Sin embargo, su coordinación a nivel cerebral todavía no es buena.

    En los primeros tres meses de vida, el funcionamiento conjunto de los dos ojos pasa por un estado inestable, que se estabilizará a partir de los cuatro o los seis meses.

    Esto hace que sea normal que observemos que uno de los ojos del bebé se desvía hacia dentro o hacia fuera de manera esporádica. 

    Las desviaciones de uno de los ojos hacia fuera, puede persistir varios meses, pero las desviaciones hacia dentro deberían desaparecer antes de los dos meses.

    A la vez que los ojos enfocan, se producen también movimientos de convergencia o divergencia de los ojos, es decir, juntar los ojos para ver objetos más cercanos o separarlos para ver más lejos. 

    En los primeros dos meses de vida, el bebé comete errores cuando fija sus ojos en un objeto, pero al final del tercer mes estas fijaciones se hacen con más precisión, al igual que ha mejorado también su enfoque.

4. Movimientos oculares

Header Educar con Abrazos de Amor

Movimientos oculares

    Hay distintos tipos de movimientos oculares que van a ir madurando en los primeros meses de vida. 

    Fijación. Los recién nacidos suelen mantener la fijación en un objeto y raramente cambian la fijación a otro. La tendencia a fijar en nuevos objetos va aumentando en los primeros tres meses.

    Seguimientos. Si movemos un objeto de forma pendular delante de un bebé menor de ocho semanas, el bebé va a seguirlo con los ojos, pero no de forma suave, sino que va a hacer pequeños movimientos a saltos para mantener los ojos en el objeto que se mueve. 

    A partir de los dos o tres meses, el bebé es capaz de generar movimientos de seguimientos suaves para seguir un objeto en movimiento.

    Sacádicos. Los ojos realizan movimientos a saltos para pasar la atención de un objeto a otro. Este tipo de movimientos se pueden observar fácilmente en los recién nacidos, pero son infrecuentes.

    Con uno o dos meses el bebé tiene dificultades para hacer un solo movimiento preciso para pasar su atención de un objeto a otro, por lo que realiza varios movimientos pequeños.

    Esta habilidad va mejorando poco a poco y cada vez necesitará menos movimientos para pasar la mirada de un objeto a otro.

5. Resumen...

Header Educar con Abrazos de Amor

En resumen…

    Los ojos del bebé, inmediatamente después de nacer, buscan un rostro humano y a los 20 minutos imitan la expresión de este.

    Durante las primeras semanas de vida, el bebé realiza movimientos de imitación que se convierten en el comienzo del contacto social.

    Saca la lengua, mueve los párpados y abre y cierra la boca en respuesta a las acciones de otros. Estas respuestas se activan de forma involuntaria.

    Poco a poco irá organizando el espacio a su alrededor a través de los sonidos que oye y aprende a girar sus ojos en la dirección de estos sonidos.

Reconoce la voz de su madre y a mirar su boca cuando habla, esta se convertirá en el centro de atención del bebé.

Al tomar a un bebé en brazos el rostro de la madre se encuentra a unos 20-25 cm, distancia a la que puede enfocar sus ojos para, a partir de los dos meses y medio, devolverle una sonrisa social verdadera, que expresa el vínculo de unión que se ha establecido entre ellos.

    El bebé mira a su alrededor y percibe los objetos que se presentan a esta distancia distinguiendo los contornos y los contrastes claro/oscuro.